Mons. Ubaldo: “Los males políticos causan un lento genocidio en el país”

16 marzo 2017

Mariela Nava (Diario La Verdad. Marzo 13, 2017 – 12:00 am). El Centro de Estudios de la Doctrina y Praxis Social de la Iglesia de la Universidad Católica Cecilio Acosta (UNICA), el Foro Eclesial de Laicos, las Pastorales Social y Universitaria de la Diócesis de Cabimas realizarán, acompaaron el inicio de la décima primera Semana de la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) bajo el lema La comunidad política y la iglesia católica.

Durante la homilía Santana se refirió que desde hace once años, este domingo de cuaresma ha sido escogido para inaugurar la semana de la doctrina social de la iglesia. Resaltó que la realización de “esta importante iniciativa” es el fruto de una misión mancomunada del foro eclesial de laicos y la Universidad Católica Cecilio Acosta atreves del centro de estudios de la doctrina social de la iglesia.

“Hemos querido llevar adelante este proyecto porque considerados que el estudio, el conocimiento y la aplicación de los grandes principios de la doctrina social de la iglesia constituyen una de las grandes herramientas para contribuir en la construcción de una Venezuela más justa y fraterna”.

Hambre y corrupción

Para Ubaldo el documento de la doctrina social detecta hace mucho tiempo “las graves deficiencias de los sistemas políticas que han venido cometiendo en nuestro país. El resurgimiento del militarismo, el predominio del estado, el centralismo. La creación de mecanismos de participación que en realidad son excluyente y la corrupción administrativa generalizada”.

Monseñor resalto estos “males” como los culpables del “empobrecimiento del país. Que en esta época lejos de disminuir se ha ido agravando desmesuradamente. Estos males están causando un lento genocidio en la población venezolana, particularmente en los más pobres”. También lamento la fuga de los jóvenes profesionales al extranjero y retomó los pasajes bíblicos leídos durante la eucaristía: “Hoy debemos hacer nuestras las palabras bíblicas que somos un pueblo que camina en las tinieblas y en sombras de muertes y aun  no vemos asomarse ese sol que nace en lo alto y nos trae en sus rayos la justicia social la convivencia y la paz”.

Un cambio 

Monseñor refirió en presencia de Giovanny Villalobos, secretario de gobierno del estado que “quisiera que se produjera un cambio rápido y profundo. Que en poco tiempo recuperáramos la patria que amamos y sus valores perdidos”. Sin embargo para el sacerdote la solución no está “a la vuelta de la esquina” debido a las características de los políticos venezolanos. “La gran mayoría de nuestros dirigentes políticos carecen de valores éticos y morales sólidos y bien fundamentados. Son presa fácil de lograr sus propios intereses económicos y políticos internacionales. Están dominados por el ansia de poder y no vacilan en enriquecerse en base a corrupción y rapiña”.

Ubaldo sentenció que los dirigentes políticos del país “no están dispuestos a dar su vida por el bien y el progreso de su pueblo, particularmente de los más pobres y con menos recursos”.

Por eso invitó a los ciudadanos a “denunciar estas inequidades”. “No basta denunciar, debemos todos dedicar nuestras fuerzas a sembrar la esperanza y a preparar hombres y mujeres honestos y competentes que amen con pasión a su pueblo y se entreguen con mística y tesón al noble ejercicio de la política”.

Foto: Alejandro Paredes.


Monseñor Ubaldo Santana en inicio de la Cuaresma: “Quien manda en nuestras vida debe ser Dios”

2 marzo 2017

img-20170301-wa0010_1187729724Keila Vílchez Boscán (Diario Panorama. Marzo 1, 2017 – 12:35 p.m.) La catedral de Maracaibo está repleta de fieles este Miércoles de Cenizas, quienes acudieron a la eucaristía que marca el inicio de la Cuaresma.

“Quien manda en nuestras vida debe ser Dios, y en estos tiempos de Cuaresma es propicio que lo encontremos, aquellos que no lo han hecho, y aquellos que ya lo tenemos en ella tenerlo siempre presente”, dijo María Villalobos, residente de San José.

El arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana, durante la homilía enfatizó la necesidad de vivir la vida por el carril de Dios. “La limosna, la oración y el ayuno es el carril a seguir por todo cristiano”.

Sobre el primer carril (limosna) refirió que es el deber que tenemos todos los cristianos de compartir con los demás lo que tenemos.

“La oración es la necesidad del permanente contacto con Dios. Tal como una palabra que está de moda enchufados, nosotros tenemos que vivir enchufados con Dios, porque para nosotros es de vital importancia, pues Él nos marca el principio y el fin de nuestra vida. Y si tenemos a Dios tenemos la brújula en la vida. Y sin Él estamos descarrilados”, dijo.

Sobre el ayuno enfatizó que debe formar siempre parte de la vida del cristiano, porque “es una práctica que nos ayuda a tener el control de nosotros mismos. Control de nuestras pasiones y vicios“.

Este Miércoles de Cenizas arranca la Campaña Compartir 2017 que desarrolla la Iglesia católica todos los años.

Fotos: Keila Vílchez Boscán.


Mons. Ubaldo Santana: “No se puede ayunar en un país donde se pasa hambre” (+Galería)

2 marzo 2017

JLGMisaCenizaMariela Nava (Diario La Verdad. Marzo 2, 2017 – 12:00 a.m.) La eucaristía que marca el inicio de la Cuaresma colmó de fieles la Catedral de Maracaibo. Monseñor Ubaldo Santana ofició la santa misa en la que llamó a prepararse para “esta carrera que culmina con la pascua”. Uno de los símbolos del Miércoles de Ceniza es el ayuno, sin embargo el sacerdote habló del tema durante la homilía, “no se puede ayunar en un país donde ya se pasa hambre”.

El representante de la Iglesia católica explicó: “El ayuno lo practicamos para fortalecernos, para tomar control de nosotros mismos. Es una de las prácticas tradicional privarnos de alimento, pero este año los venezolanos no nos podemos privar de comida porque ya cuesta mucho conseguirla. Ya hay mucha gente desnutrida, desvalida, flaca y enferma y eso sería contrario a lo que Dios quiere, que es que estemos fuerte y sanos y con capacidad de poder desempeñar nuestros deberes y obligaciones”.

Para monseñor es importante entender que hay otras formas de ayunar y que van a la par con la situación que atraviesa el país. “Tenemos que ayunar de odio, de resentimientos y de deseos de venganzas, las polarizaciones políticas, las confrontaciones, el deseo de querer superar situaciones de manera violenta y sin tomar en cuenta procesos humanos sociales y políticos de crecimiento nos llevan a veces a llevarnos por atajos dañinos y eso tenemos que revisarlo a fondo, porque si queremos llegar a caminos de paz, tenemos que dar paz y convivencia. Tenemos que practicar desde ahora y la Cuaresma es un tiempo fabuloso para eso. Ojalá que este mensaje llegue a nuestros hogares, la Asamblea, el Tribunal Supremo de Justicia, el CNE en la presidencia”.

Monseñor Ubaldo Santana llamó a los practicantes de la fe cristiana a preparase durante los próximos cuarenta días. “Debemos llegar a la pascua con el mejor entrenamiento posible a través de algunos ejercicios muy concretos como la limosna: que es la práctica del compartir y la donación de bienes, la oración: que es una conexión mayor con Dios y el ayuno que es la privación de aquello que nos enferma, que nos envicia y nos debilita. Con estas prácticas podemos realizar verdaderamente una mayor amplitud nuestra vocación cristiana”.

Los fieles recibieron, como es costumbre, la marca de la cruz en la frente con la ceniza bendita. Los Niños Cantores del Zulia participaron de manera especial en la santa misa.

Fotos: José Gil.


Iglesias católicas restringen horario por vandalismo

15 febrero 2017

jp-nctv-misa-30-anos-aniversario-foto-javier-plaza-9Rubenis González (Diario Versión Final. 1 febrero, 2017) El “ataque” a la Iglesia no es nuevo, el párroco de la Catedral de Maracaibo, Jesús Antonio Quintero, lo cataloga de “persecución”, pues el robo, daños a la infraestructura y hasta simple maldad, llega a diario en medio de la eucaristía o cuando ya se ha despedido.

Francisco José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y miembro de la Compañía de Jesús, asegura que el discurso de dirigentes oficialistas, incita a sus simpatizantes a agredir a la Iglesia Católica, tal y como sucedió en la iglesia San Pedro Claver, ubicada en el sector Monte Piedad de la parroquia 23 de Enero de Caracas, donde “colectivos” irrumpieron en la eucaristía para transmitir un mensaje político, según denunció hace tres días Jesús “Chuo” Torrealba.

El padre Quintero no apunta estrictamente a lo político como causa de este comportamiento social, pero sí indica que el ambiente es propicio, “la situación del país es bastante caótica, hay hambre, necesidades y un Gobierno que no mira hacia abajo, habla del pueblo y el pueblo es al que menos le ayuda”, dijo al justificar el caos que ha empujado a muchos a caer en irrespeto a la Iglesia.

“Lamentablemente se está perdiendo el respeto que había ante la Iglesia, a las cosas sagradas, roban en una escuela, en un hospital, y lo que afecta más aún es la impunidad, porque usted acusa a alguien, lo apresan y al otro día está libre, eso es algo grave”, criticó el párroco de la Catedral.

Criticó el párroco de la Catedral. El párroco informó que juntos como Iglesia zuliana, han expuesto la irregularidad a la Conferencia Episcopal, mientras que los distintos casos de robo en templos como: La Milagrosa, La Asunción, La Caridad del Cobre, Santa Lucía, y otros, han conducido a mantener las capillas cerradas y abrirlas únicamente para ofrecer la homilía.

Comentó que por las actividades constantes en Plaza Bolívar, las puertas de la Catedral terminaron siendo la sala sanitaria de esos ciudadanos que han perdido el respeto a la Iglesia.

Foto: Javier Plaza.


Roban un mismo templo hasta cuatro veces al año

12 febrero 2017

cv-recorrido-iglesias-fotos-carlos-villasana-3Michell Briceño Ávila (Diario Versión Final. 12 febrero, 2017) La delincuencia no respeta la fe. Las iglesias ubicadas en los cuatro puntos cardinales de Maracaibo y del estado Zulia han sido visitadas por el hampa en más de una ocasión durante el 2016 y en lo que va de 2017, algunos templos han sido violentados por los delincuentes en tres o cuatro oportunidades.

Párrocos, secretarias, feligreses y la señora de limpieza han sido despojados de sus teléfonos celulares. Los aires acondicionados, copones, custodia, pinos, baterías de los vehículos e implementos electrónicos han sido robados, esto ante un descuido por parte de los cuerpos de seguridad, como relatan varios curas entrevistados.

“No está a nuestro alcance patrullar por todas las zonas de la ciudad, lamentablemente no contamos con equipos para salir a cubrir nuestras rondas diarias y obviamente se genera una proliferación de los delitos, sobre todo los robos y hurtos. La ciudadanía no tiene confianza en nosotros, la capacidad de respuesta se perdió totalmente porque cada vez hay menos patrullas y oficiales”, admitió un funcionario policial, quien pre rió resguardarse en el anonimato.

Para el 2014, los templos eran custodiados al momento de oficiarse la eucaristía por agentes de la Policía Municipal de Maracaibo (Polimaracaibo), pero desde su intervención el patrullaje expiró. Para ese año no se perpetraron robos o hurtos en la comunidad eclesiástica.

“Todos los días, oficiales se paraban fuera del templo para evitar robos; así logramos cerrar el 2014 sin novedad alguna. Luego de la intervención se perdió eso y empezó a crecer la ola de robos y hurtos en las iglesia, sobre todo en la zona norte de Maracaibo”, recordó José Luis Alcalá, exdirector de Polimaracaibo.

Alarmas

En el Zulia existen ocho zonas pastorales, para sumar un total de 75 templos. En un conteo interno de los curas de la capital del estado cada iglesia es violentada al menos en cuatro oportunidades anualmente. A través de grupos de Whatsapp, los sacerdotes intercambian sus inquietudes sin cesar y a pesar de aplicar medidas para contrarrestar los embates delictivos no logran paliar la inseguridad.

Silverio Osorio, encargado de “El convento”, relató los minutos de angustia vividos en el templo, el 11 de enero del año en curso. “Ellos ingresaron, escucharon la misa, me pidieron los requisitos para casarse en la parroquia y cuando quedamos solos me amordazaron, junto a un feligrés, la secretaria y la señora de limpieza, me exigían la custodia de oro, pero no tenemos nada de valor, todo se lo robaron antes de mi llegada”, informó.

De igual forma ocurrió en la iglesia Fátima, ubicada en el sector 18 de Octubre, dos delincuentes sometieron y amordazaron al Fray Ríchard junto a la secretaria, el miércoles 08 de febrero, y les quitaron sus teléfonos celulares, además de ello los copones y la custodia del templo.

La iglesia El Rosario, ubicada en la urbanización Creole, según relataron vecinos, entre 2016 y lo que va del 2017 se cometieron unos siete atracos.

Objetos predilectos

Teléfonos celulares, equipos de oficina, aires acondicionados, cableado, instrumentos musicales, cornetas y micrófonos es lo más buscado por los delincuentes. Aunque la custodia, el santísimo, coronas y copones no escapan de las manos de los “amigos de lo ajeno”.

En la parroquia San Miguel Arcángel de Sabaneta, en el 2016 ingresaron a robar en cuatro oportunidades. “Se llevaron aires acondicionados, equipos de oficina, cableado eléctrico y del servicio de Cantv. Hemos aplicado una cantidad de medidas para evitar que sigan ocurriendo estas irregularidades; los vecinos también están al pendiente y notifican a la policía, pero los ladrones siguen actuando a sus anchas”, informó el padre Néstor Primera, encargado del templo.

Primera destacó que se vieron obligados a instalar cámaras de seguridad, cercado eléctrico e incluso colocar reflectores y aún así el hampa los mantiene azotados y en constante zozobra.

No denuncian

En 30 días la iglesia La Asunción, ubicada en la avenida 17 de Haticos por Abajo, se han cometido tres robos. Aunque existen sospechas de quienes pudieron cometer los robos, destacan que los funcionarios policiales no hacen nada y que solo ven pasarlos por la avenida a toda velocidad, pero sin realizar rondas en los alrededores de la barriada.

“Denunciamos ante el Cpbez y la PNB, pero ellos nos dijeron que no pueden hacer nada porque no cuentan con un testigos para determinar quién comete estos actos. Sospechamos que se trate de habitantes de las invasiones cercanas. Aquí solo vemos pasar a las patrullas por la avenida a exceso de velocidad, pero no ingresan a la zona”, destacó Ósbel Andarme, monaguillo.

Los sacerdotes entrevistados coincidieron en que denunciar no les arroja resultado alguno, puesto que el poco patrullaje y lo que ellos consideran “abandono policial” solo contribuye a la delincuencia.

“Denunciar no tiene sentido alguno, lo hemos hecho en otras oportunidades y no hay respuesta. Estamos resignados a la situación y aunque aplicamos medidas extras (sistema de cercado eléctrico y cámaras de seguridad) igual ingresan a robar. En diciembre hurtaron un aire acondicionado y dos baterías de carros”, recordó un sacerdote de un templo al norte de Maracaibo, quien pre rió resguardarse bajo el anonimato.

El miedo de actuar confesado por funcionarios policiales mantiene en jaque a todos los sacerdotes y templos que se resumen en otra víctima más.

Foto: Carlos Villasana.


Presidente de la CEV: Ataques violentos pretenden amedrentar a la Iglesia

9 febrero 2017

José R. Espina F. (Semanario La Grey Zuliana. 31 enero, 2017). El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Diego Padrón, denunció este lunes que los ataques perpetrados contra instituciones religiosas en diversas partes del país en los últimos días, parecieran no ser hechos aislados sino acciones “preparadas para amedrentar a la Iglesia Católica”.

Entrevistado por Jesús Chuo Torrealba, secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, en su programa radial matutino La Fuerza es la Unión, Padrón señaló que “estos eventos hay que mirarlos con precaución y cuidado porque tengo la impresión de que ya no son hechos aislados, como suele decirse en el argot policial”.

Este domingo Torrealba denunció en su cuenta en Twitter lo ocurrido ayer a eso de la una de la tarde en la iglesia San Pedro Claver ubicada en Monte Piedad, de la parroquia 23 de Enero, cuando fue cercada y tomada por colectivos en momentos en que se oficiaba una misa arzobispal arquidiocesana.

“Se presentaron unos colectivos, cerraron la iglesia y obligaron a los feligreses y al sacerdote a escuchar un discurso agresivo contra la Iglesia, contra la Conferencia Episcopal Venezolana. Empezaron a buscar entre los asistentes a líderes sociales – unos opositores, otros independientes – que estaban allí simplemente porque son vecinos de la zona. Los feligreses los protegieron y quien oficiaba la misa, monseñor Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de Caracas, hizo frente a la situación con coraje, dialogó con los sujetos y logró que esta situación absurda se resolviera sin mayores daños a los presentes”, contó Torrealba.

Dos horas antes se había presentado otra situación irregular en la parroquia Claret, de Maracaibo, durante la misa del padre Ovidio Duarte. “Cuando estaba hablando precisamente de la doctrina social de la iglesia, hicieron acto de presencia, extrañamente, oficiales de la Policía Nacional Bolivariana e intentaron desalojar a los feligreses, creando una situación ciertamente delicada”, agregó.

Estos hechos se suman a los ataques contra la residencia de monseñor José Antonio López Castillo, arzobispo de Barquisimeto, luego de sus palabras en la homilía del día de la Divina Pastora; y posteriormente el apedreamiento, el 20 de enero, contra la residencia de monseñor Adán Ramírez, dean del cabildo catedralicio de Caracas.

“Uno va sumando estas acciones y parece haber alguna línea y un elemento que los une. No son acontecimientos aislados sino que da la impresión, pareciera que se trata de eventos preparados para causar amedrentamiento a la Iglesia Católica, que ha tenido una posición muy clara frente al gobierno señalando las dificultades y problemas y la crisis que vive el país”, dijo Padrón.

“Tenemos que mirar esto con mucho cuidado y denunciarlo, porque si no se denuncia no llega la alerta al pueblo. Es necesario que nuestro pueblo católico, que el pueblo religioso esté atento a esta situación”, añadió Padrón, recordando, no obstante, que no es la primera vez en la historia que la Iglesia Católica es atacada.

Un alto a la locura

Al respecto, Torrealba recordó el caso de monseñor Oscar Arnulfo Romero, sacerdote salvadoreño y defensor de los derechos humanos, asesinado por grupos violentos el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba misa.

“Esta situación es sumamente grave no solamente para los católicos, religión que profesa la mayoría en el país, sino para todos los venezolanos de cualquier religión”, apuntó Torrealba.

“Es importante estar alertas ante esto que está ocurriendo”, añadió, recordando que la semana pasada fue el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, en homenaje a los millones de judíos que fueron asesinados por el régimen nazi.

“Fue una tragedia que marcó el siglo XX de la humanidad (…) El Holocausto no empezó con asesinatos, sino con palabras y leyes que justificaban la violencia, con jueces que permitieron esa desgracia y le dieron piso legal”, indicó.

“Cuando uno ve lo que está pasando en Venezuela, donde hay gente que muere por comer de la basura o iglesias atacadas, uno se da cuenta de que es importantísimo que todos los venezolanos hagamos un alto en esta carrera a la locura y hagamos lo necesario para volver poner a este país sobre los rieles del camino del progreso y sobre todo del respeto. Es muy grave lo que está ocurriendo. No nos acostumbremos a la barbarie como parte normal de la vida”, dijo.

“Después de la violencia verbal viene la violencia física, después la violencia institucional y después el desastre”, advirtió.

Foto: http://www.semanariolagreyzuliana.com


Templos y sacerdotes de Maracaibo siguen siendo víctimas del hampa

8 febrero 2017

Lcdo. José R. Espina F. (Semanario la Grey Zuliana. 8 febrero, 2017). En dos días han atracado las parroquias: Nuestra del Carmen en La Cañada de Urdaneta, San Miguel Arcángel en Sabaneta y Nuestra Señora de Fátima en el 18 de Octubre.

“Otra gracia más del vandalismo”, así hablan los fieles de la parroquia Nuestra Señora del Carmen del Carmelo, en La Cañada de Urdaneta, dolidos por la afrenta y miedo que han vivido esta mañana del miércoles 08 de febrero, a las 10. 30 de la mañana cuando dos antisociales entraron en las instalaciones de la casa parroquial.

Así lo reseño para el Semanario La Grey el Padre Henry Tapia, Párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Chiquinquirá, en La Ensenada también de la Cañada de Urdaneta, quien además es Delegado de la Zona Pastoral Numero Ocho en el Consejo Presbiteral.

“No hubo alteración de puestas, no se sabe de qué manera entraron”, dijo el padre Henry Tapia, contando que sometieron al párroco, al padre Alexis Rodríguez, y  a su vicario parroquial al padre Eddy Govea, y a dos fieles que estaban siendo atendidos por los padres, “iban a ser confesados, fueron amarados los cuatro, golpeados con cachas de las pistolas y amedrentados y amenazados de muerte”.

“Fue por un periodo largo de tiempo que fueron sometidos, hurgaron sus cosas personales, se llevaron algo de dinero, no mucho, pues no acostumbramos a tener o manejar mucho dinero y el que se maneja es dinero ajeno, pues es dinero de la Iglesia”, dijo el Padre Delegado de la Zona, al detallar que se llevaron los celulares de los sacerdotes y algunas pertenecías menores, no se metieron con las cosas de dentro del templo, ni con una tablet que estaba a la vista, al parecer es hampa común, pero que se une a  esta ola de hurtos y amedrentamientos que están aconteciendo en las Iglesias de la Arquidiócesis de Maracaibo”.

“Ambos padres son de avanzada edad, no tienen buen cuadro de salud, ante esta situación por depresión y nervios, se encuentran muy afectados, las familias de la parroquia los han acogido y atendido, brindando apoyo”, dijo el padre Tapia al señalar que a la parroquia de han hecho presentes la alcaldesa Nidia de Atencio, su persona como Delegado de la Zona Pastoral y el padre Antonio Villasmil, también señaló a que los sacerdotes victimas del Hampa les llamo monseñor Ubaldo Santana, y el padre Raúl Montoya, en muestra de solidaridad y apoyo.

“Esperamos que las autoridades tomen cartas en el asunto, estamos indignados por la situación, falta de respeto a la Iglesia y sus sacerdotes” manifestó su indignación el Padre Henry Tapia, al recordar que “somos parte de un pueblo que sufre, ¡pero que se metan con la Iglesia!. Hay una gran falta de respeto. Quien se mete con las cosas de Dios se mete con algo muy sagrado”.

Parroquia San Miguel Arcángel de Sabaneta

También se pudo conocer que el Padre Néstor Primera, de la parroquia San Miguel Arcángel del sector Sabaneta de Maracaibo, la noche de este martes vivió una situación similar, contó a través de las redes sociales “Ayer en la noche llegando de ver un enfermo en el barrio, me obligaron abrir las oficinas se llevaron una laptop vieja que había dejado en el escritorio y el sobre del día que las secretarías me dejan sobre el escritorio”.

“Padre nosotros lo vamos a cuidar pero usted nos ayuda a nosotros”, comentó el Padre Primera que le decían los antisociales, al momento de ser atracado, que al parecer fue muy rápido, y sin sometimiento físico del sacerdote.

 Parroquia Nuestra Señora de Fátima

A través de un contacto telefónico el semanario La Grey pudo constatar la información de la situación irregular que vivieron en la parroquia Nuestra Señora de Fátima, en el sector 18 de Octubre de Maracaibo, este martes 07 de febrero, también a las 10.30 de la mañana.

  “Una persona pidió a la secretaria anotar una misa, luego entraron otras personas, cuatro en total, tres hombres y una mujer, sometieron a la secretaria y a una señora amiga de ella estaba en ese momento, a ellas las amarraron, yo estaba arriba cuando bajé me encañonaron”, narró el padre Francisco Bernardo de Los Mercedarios.

“Me llevaron y registraron todo el lugar, preguntaban por la corona de la Virgen y el Rosario de oro, que aquí no hay”, dijo el padre Francisco al señalar que se llevaron algunas cosas como unos lentes que habían donado para una rifa, dos botellas de vino para consagrar. “nos amenazaron, no hubo maltrato, solo cuando nos amarraron. Aun tengo las marcas de los cables.”

“Hicieron todo sin prisa, pues habían cerrado todo”, manifestó el sacerdote u  tanto preocupado por la cuestión de la seguridad en una parroquia, “hemos pensado en hacer una entrada más segura, pero y cómo se hace cuando quieran hablar con el sacerdote?”, se cuestionó al momento de lamentarse de esta situación que se ha generalizado en la ciudad.

Foto: Pbro. Henry Tapia.