Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017

28 febrero 2017

TEXTO: Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017VATICANO, 07 Feb. 17 / 06:16 am (ACI).- El Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017 lleva por título “La Palabra es un don. El otro es un don”.

En él, el Santo Padre habla del pasaje sobre Lázaro y el rico; y señala que “la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor ‘que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador’ nos muestra el camino a seguir”.

A continuación, el texto completo del mensaje:

Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor.

Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia. En concreto, quisiera centrarme aquí en la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19- 31).

Dejémonos guiar por este relato tan significativo, que nos da la clave para entender cómo hemos de comportarnos para alcanzar la verdadera felicidad y la vida eterna, exhortándonos a una sincera conversión.

1. El otro es un don

La parábola comienza presentando a los dos personajes principales, pero el pobre es el que viene descrito con más detalle: él se encuentra en una situación desesperada y no tiene fuerza ni para levantarse, está echado a la puerta del rico y come las migajas que caen de su mesa, tiene llagas por todo el cuerpo y los perros vienen a lamérselas (cf. vv. 20-21). El cuadro es sombrío, y el hombre degradado y humillado.

La escena resulta aún más dramática si consideramos que el pobre se llama Lázaro: un nombre repleto de promesas, que significa literalmente «Dios ayuda». Este no es un personaje anónimo, tiene rasgos precisos y se presenta como alguien con una historia personal.

Mientras que para el rico es como si fuera invisible, para nosotros es alguien conocido y casi familiar, tiene un rostro; y, como tal, es un don, un tesoro de valor incalculable, un ser querido, amado, recordado por Dios, aunque su condición concreta sea la de un desecho humano (cf. Homilía, 8 enero 2016).

Lázaro nos enseña que el otro es un don. La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor. Incluso el pobre en la puerta del rico, no es una carga molesta, sino una llamada a convertirse y a cambiar de vida.

La primera invitación que nos hace esta parábola es la de abrir la puerta de nuestro corazón al otro, porque cada persona es un don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido. La Cuaresma es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o en ella el rostro de Cristo.

Cada uno de nosotros los encontramos en nuestro camino. Cada vida que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor. La Palabra de Dios nos ayuda a abrir los ojos para acoger la vida y amarla, sobre todo cuando es débil. Pero para hacer esto hay que tomar en serio también lo que el Evangelio nos revela acerca del hombre rico.

2.   El pecado nos ciega

La parábola es despiadada al mostrar las contradicciones en las que se encuentra el rico (cf. v. 19). Este personaje, al contrario que el pobre Lázaro, no tiene un nombre, se le califica sólo como «rico». Su opulencia se manifiesta en la ropa que viste, de un lujo exagerado.

La púrpura, en efecto, era muy valiosa, más que la plata y el oro, y por eso estaba reservada a las divinidades (cf. Jr 10,9) y a los reyes (cf. Jc 8,26). La tela era de un lino especial que contribuía a dar al aspecto un carácter casi sagrado.

Por tanto, la riqueza de este hombre es excesiva, también porque la exhibía de manera habitual todos los días: «Banqueteaba espléndidamente cada día» (v. 19). En él se vislumbra de forma patente la corrupción del pecado, que se realiza en tres momentos sucesivos: el amor al dinero, la vanidad y la soberbia (cf. Homilía, 20 septiembre 2013).

El apóstol Pablo dice que «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos.

El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh. ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz.

La parábola nos muestra cómo la codicia del rico lo hace vanidoso. Su personalidad se desarrolla en la apariencia, en hacer ver a los demás lo que él se puede permitir.

Pero la apariencia esconde un vacío interior. Su vida está prisionera de la exterioridad, de la dimensión más superficial y efímera de la existencia (cf. ibíd., 62).

El peldaño más bajo de esta decadencia moral es la soberbia. El hombre rico se viste como si fuera un rey, simula las maneras de un dios, olvidando que es simplemente un mortal.

Para el hombre corrompido por el amor a las riquezas, no existe otra cosa que el propio yo, y por eso las personas que están a su alrededor no merecen su atención. El fruto del apego al dinero es una especie de ceguera: el rico no ve al pobre hambriento, llagado y postrado en su humillación

Cuando miramos a este personaje, se entiende por qué el Evangelio condena con tanta claridad el amor al dinero: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero» (Mt 6,24).

3.   La Palabra es un don

El Evangelio del rico y el pobre Lázaro nos ayuda a prepararnos bien para la Pascua que se acerca. La liturgia del Miércoles de Ceniza nos invita a vivir una experiencia semejante a la que el rico ha vivido de manera muy dramática.

El sacerdote, mientras impone la ceniza en la cabeza, dice las siguientes palabras: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás». El rico y el pobre, en efecto, mueren, y la parte principal de la parábola se desarrolla en el más allá. Los dos personajes descubren de repente que «sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él» (1 Tm 6,7).

También nuestra mirada se dirige al más allá, donde el rico mantiene un diálogo con Abraham, al que llama «padre» (Lc 16,24.27), demostrando que pertenece al pueblo de Dios.

Este aspecto hace que su vida sea todavía más contradictoria, ya que hasta ahora no se había dicho nada de su relación con Dios. En efecto, en su vida no había lugar para Dios, siendo él mismo su único dios.

El rico sólo reconoce a Lázaro en medio de los tormentos de la otra vida, y quiere que sea el pobre quien le alivie su sufrimiento con un poco de agua.

Los gestos que se piden a Lázaro son semejantes a los que el rico hubiera tenido que hacer y nunca realizó. Abraham, sin embargo, le explica: «Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces» (v. 25). En el más allá se restablece una cierta equidad y los males de la vida se equilibran con los bienes.

La parábola se prolonga, y de esta manera su mensaje se dirige a todos los cristianos. En efecto, el rico, cuyos hermanos todavía viven, pide a Abraham que les envíe a Lázaro para advertirles; pero Abraham le responde: «Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen» (v. 29). Y, frente a la objeción del rico, añade: «Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto» (v. 31).

De esta manera se descubre el verdadero problema del rico: la raíz de sus males está en no prestar oído a la Palabra de Dios; esto es lo que le llevó a no amar ya a Dios y por tanto a despreciar al prójimo.

La Palabra de Dios es una fuerza viva, capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios. Cerrar el corazón al don de Dios que habla tiene como efecto cerrar el corazón al don del hermano.

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor “que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador” nos muestra el camino a seguir.

Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados.

Animo a todos los fieles a que manifiesten también esta renovación espiritual participando en las campañas de Cuaresma que muchas organizaciones de la Iglesia promueven en distintas partes del mundo para que aumente la cultura del encuentro en la única familia humana.

Oremos unos por otros para que, participando de la victoria de Cristo, sepamos abrir nuestras puertas a los débiles y a los pobres. Entonces viviremos y daremos un testimonio pleno de la alegría de la Pascua.

Vaticano, 18 de octubre de 2016

Fiesta de San Lucas Evangelista

FRANCISCO

Anuncios

Este 1 de marzo es Miércoles de Ceniza

27 febrero 2017

La imagen puede contener: textoAllan Sillié (Catedral de Maracaibo. Febrero 27, 2017) El próximo miércoles 1 de marzo inicia el Santo tiempo de Cuaresma, tiempo de ayuno y abstinencia, de reflexión y meditación, de penitencia, todo ello preparándonos para celebrar los misterios más grandes de nuestra fe cristiana en la Semana Santa, y en antesala a las celebraciones más concurridas de la Catedral marabina.

El Miércoles de Ceniza toma su nombre de la Ceniza que se impone en la Eucaristía de este día, al término de la homilía, en la cual la Iglesia recuerda que “somos polvo y a él debemos de volver”, el sacerdote coloca sobre la frente de los feligreses las cenizas que resultan de la quema de las palmas del Domingo de Ramos del año anterior, formando una Cruz e invitando también a “convertirse y creer en el Evangelio”.

En la Catedral se realizarán dos Eucaristías: Una a las 8:00 a.m., presidida por Mons. Ubaldo Santana, Arzobispo Metropolitano de Maracaibo, y a las 5:30 p.m. presidida por Mons. Jesús Quintero, párroco del Sagrario y Deán de la Catedral de San Pedro y San Pablo.

No dejemos de participar en esta celebración, como buenos cristianos, comenzando así nuevamente este año litúrgico donde estamos llamados al arrepentimiento y la conversión.

Foto: Pbro. Silverio Osorio.


Cardenal Urosa: Venezuela ya es una dictadura

23 febrero 2017

Cardenal Jorge Urosa Savino. Foto: Bohumil Petrik / ACI Prensa.CARACAS, 13 Feb. 17 / 12:25 pm (ACI).- El Arzobispo de Caracas (Venezuela), Cardenal Jorge Urosa Savino, criticó la suspensión de elecciones regionales en Venezuela y advirtió que lo que se vive en ese país “ya es una dictadura”.

En una entrevista difundida por el Arzobispado de Caracas, el Cardenal Urosa Savino advirtió que el retraso en las elecciones regionales “es muy grave. El año pasado debían haberse efectuado elecciones regionales, para elegir Gobernadores y alcaldes, y no se hicieron. Las pospusieron para este primer semestre del año”.

La entrevista, con fecha 7 de febrero, se realizó días antes de que Tania D’Amelio, rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE) anunciara que el proceso electoral se encuentra “interrumpido” por el proceso de renovación de organizaciones políticas. Esto retrasaría las elecciones al menos hasta junio de este año.

El Arzobispo de Caracas lamentó que “ha habido personeros del Gobierno que han afirmado que esas elecciones no son importantes. Es muy grave”.

“No convocar elecciones sería una violación de los derechos de los venezolanos. Una gravísima violación de la Constitución Nacional”, dijo.

El Cardenal Urosa Savino señaló que el CNE debe “cumplirle a los venezolanos”, y recordó que “esta falta de respeto a los derechos electorales del pueblo, junto con la omisión de conceder libertad a los presos políticos, y la negativa a restituir las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional son las causas que provocaron la insatisfacción del Vaticano y de los Obispos venezolanos ante el fracasado diálogo de noviembre del año pasado”.

“La Constitución y las leyes exigen que se realicen las elecciones regionales, lo más pronto posible. No hacerlo sería una burla al pueblo”, advirtió, y demandó “que no se bloqueen los partidos políticos con formalismos y reglamentos acomodaticios”.

Consultado sobre si en Venezuela se vive una democracia moderna o si es una dictadura, el Arzobispo de Caracas señaló que “sin duda no es una democracia moderna”, pues “democracia es respeto al pueblo, observancia de la constitución, división y funcionamiento de los poderes públicos, vigencia de todas las garantías, ausencia de presos políticos, elecciones libres”.

El Cardenal reiteró que, tal como lo dijo en diciembre de 2016, la situación política en Venezuela “ya es una dictadura”.

Como pruebas de los ataques a la democracia, el Arzobispo venezolano señaló al “bloqueo de la Asamblea Nacional elegida mayoritariamente por la oposición es una muestra clara de ello”, así como “la suspensión de garantías económicas con el decreto de excepción por períodos sucesivos sin aprobación de la Asamblea”.

Otras pruebas de la falta de democracia, indicó, son “retener presa gente con boletas de excarcelación”, así como “el irrespeto a la inmunidad de los parlamentarios”.

“Y el atropello al pueblo con el manejo arbitrario e inútil de los billetes de cien bolívares ocurrido en diciembre, es una burla y una afrenta especialmente a los más pobres. Y ahora el intento de cancelar las elecciones regionales”, concluyó.

Foto: Bohumil Petrik Texto: http://www.aciprensa.com


Este 22 dedicación mensual al Cristo de Maracaibo

21 febrero 2017

Allan Sillié. Como cada 22 de mes en la Parroquia del Sagrario y la Catedral de Maracaibo, se dedica a honrar al Santísimo Cristo de Maracaibo “La Santa Reliquia”, “El Cristo Negro”, rememorando el hecho prodigioso del 22 de julio de 1600 que acuñó y popularizó la devoción en torno a esta imagen de Jesús Crucificado.

Por ello se celebrara a las 5:00 p.m. el ejercicio del Santo Rosario a María Santísima y luego a las 5:30 p.m. la Eucaristía en su honor.

De igual forma, la Misa es celebrada pidiendo también por las intenciones de la Cofradía del Cristo Negro y Santo Sepulcro, que hacen vida en esta comunidad, y quienes a su vez honran a los demás titulares devocionales de la corporación.

La memoria mensual de los 22 de mes viene celebrándose desde hace unos siete años, con el firme propósito de dar realce a esta fecha de julio y propiamente a la devoción del Santo Cristo.

Foto: Pbro. Silverio Osorio.


Iglesias católicas restringen horario por vandalismo

15 febrero 2017

jp-nctv-misa-30-anos-aniversario-foto-javier-plaza-9Rubenis González (Diario Versión Final. 1 febrero, 2017) El “ataque” a la Iglesia no es nuevo, el párroco de la Catedral de Maracaibo, Jesús Antonio Quintero, lo cataloga de “persecución”, pues el robo, daños a la infraestructura y hasta simple maldad, llega a diario en medio de la eucaristía o cuando ya se ha despedido.

Francisco José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y miembro de la Compañía de Jesús, asegura que el discurso de dirigentes oficialistas, incita a sus simpatizantes a agredir a la Iglesia Católica, tal y como sucedió en la iglesia San Pedro Claver, ubicada en el sector Monte Piedad de la parroquia 23 de Enero de Caracas, donde “colectivos” irrumpieron en la eucaristía para transmitir un mensaje político, según denunció hace tres días Jesús “Chuo” Torrealba.

El padre Quintero no apunta estrictamente a lo político como causa de este comportamiento social, pero sí indica que el ambiente es propicio, “la situación del país es bastante caótica, hay hambre, necesidades y un Gobierno que no mira hacia abajo, habla del pueblo y el pueblo es al que menos le ayuda”, dijo al justificar el caos que ha empujado a muchos a caer en irrespeto a la Iglesia.

“Lamentablemente se está perdiendo el respeto que había ante la Iglesia, a las cosas sagradas, roban en una escuela, en un hospital, y lo que afecta más aún es la impunidad, porque usted acusa a alguien, lo apresan y al otro día está libre, eso es algo grave”, criticó el párroco de la Catedral.

Criticó el párroco de la Catedral. El párroco informó que juntos como Iglesia zuliana, han expuesto la irregularidad a la Conferencia Episcopal, mientras que los distintos casos de robo en templos como: La Milagrosa, La Asunción, La Caridad del Cobre, Santa Lucía, y otros, han conducido a mantener las capillas cerradas y abrirlas únicamente para ofrecer la homilía.

Comentó que por las actividades constantes en Plaza Bolívar, las puertas de la Catedral terminaron siendo la sala sanitaria de esos ciudadanos que han perdido el respeto a la Iglesia.

Foto: Javier Plaza.


Roban un mismo templo hasta cuatro veces al año

12 febrero 2017

cv-recorrido-iglesias-fotos-carlos-villasana-3Michell Briceño Ávila (Diario Versión Final. 12 febrero, 2017) La delincuencia no respeta la fe. Las iglesias ubicadas en los cuatro puntos cardinales de Maracaibo y del estado Zulia han sido visitadas por el hampa en más de una ocasión durante el 2016 y en lo que va de 2017, algunos templos han sido violentados por los delincuentes en tres o cuatro oportunidades.

Párrocos, secretarias, feligreses y la señora de limpieza han sido despojados de sus teléfonos celulares. Los aires acondicionados, copones, custodia, pinos, baterías de los vehículos e implementos electrónicos han sido robados, esto ante un descuido por parte de los cuerpos de seguridad, como relatan varios curas entrevistados.

“No está a nuestro alcance patrullar por todas las zonas de la ciudad, lamentablemente no contamos con equipos para salir a cubrir nuestras rondas diarias y obviamente se genera una proliferación de los delitos, sobre todo los robos y hurtos. La ciudadanía no tiene confianza en nosotros, la capacidad de respuesta se perdió totalmente porque cada vez hay menos patrullas y oficiales”, admitió un funcionario policial, quien pre rió resguardarse en el anonimato.

Para el 2014, los templos eran custodiados al momento de oficiarse la eucaristía por agentes de la Policía Municipal de Maracaibo (Polimaracaibo), pero desde su intervención el patrullaje expiró. Para ese año no se perpetraron robos o hurtos en la comunidad eclesiástica.

“Todos los días, oficiales se paraban fuera del templo para evitar robos; así logramos cerrar el 2014 sin novedad alguna. Luego de la intervención se perdió eso y empezó a crecer la ola de robos y hurtos en las iglesia, sobre todo en la zona norte de Maracaibo”, recordó José Luis Alcalá, exdirector de Polimaracaibo.

Alarmas

En el Zulia existen ocho zonas pastorales, para sumar un total de 75 templos. En un conteo interno de los curas de la capital del estado cada iglesia es violentada al menos en cuatro oportunidades anualmente. A través de grupos de Whatsapp, los sacerdotes intercambian sus inquietudes sin cesar y a pesar de aplicar medidas para contrarrestar los embates delictivos no logran paliar la inseguridad.

Silverio Osorio, encargado de “El convento”, relató los minutos de angustia vividos en el templo, el 11 de enero del año en curso. “Ellos ingresaron, escucharon la misa, me pidieron los requisitos para casarse en la parroquia y cuando quedamos solos me amordazaron, junto a un feligrés, la secretaria y la señora de limpieza, me exigían la custodia de oro, pero no tenemos nada de valor, todo se lo robaron antes de mi llegada”, informó.

De igual forma ocurrió en la iglesia Fátima, ubicada en el sector 18 de Octubre, dos delincuentes sometieron y amordazaron al Fray Ríchard junto a la secretaria, el miércoles 08 de febrero, y les quitaron sus teléfonos celulares, además de ello los copones y la custodia del templo.

La iglesia El Rosario, ubicada en la urbanización Creole, según relataron vecinos, entre 2016 y lo que va del 2017 se cometieron unos siete atracos.

Objetos predilectos

Teléfonos celulares, equipos de oficina, aires acondicionados, cableado, instrumentos musicales, cornetas y micrófonos es lo más buscado por los delincuentes. Aunque la custodia, el santísimo, coronas y copones no escapan de las manos de los “amigos de lo ajeno”.

En la parroquia San Miguel Arcángel de Sabaneta, en el 2016 ingresaron a robar en cuatro oportunidades. “Se llevaron aires acondicionados, equipos de oficina, cableado eléctrico y del servicio de Cantv. Hemos aplicado una cantidad de medidas para evitar que sigan ocurriendo estas irregularidades; los vecinos también están al pendiente y notifican a la policía, pero los ladrones siguen actuando a sus anchas”, informó el padre Néstor Primera, encargado del templo.

Primera destacó que se vieron obligados a instalar cámaras de seguridad, cercado eléctrico e incluso colocar reflectores y aún así el hampa los mantiene azotados y en constante zozobra.

No denuncian

En 30 días la iglesia La Asunción, ubicada en la avenida 17 de Haticos por Abajo, se han cometido tres robos. Aunque existen sospechas de quienes pudieron cometer los robos, destacan que los funcionarios policiales no hacen nada y que solo ven pasarlos por la avenida a toda velocidad, pero sin realizar rondas en los alrededores de la barriada.

“Denunciamos ante el Cpbez y la PNB, pero ellos nos dijeron que no pueden hacer nada porque no cuentan con un testigos para determinar quién comete estos actos. Sospechamos que se trate de habitantes de las invasiones cercanas. Aquí solo vemos pasar a las patrullas por la avenida a exceso de velocidad, pero no ingresan a la zona”, destacó Ósbel Andarme, monaguillo.

Los sacerdotes entrevistados coincidieron en que denunciar no les arroja resultado alguno, puesto que el poco patrullaje y lo que ellos consideran “abandono policial” solo contribuye a la delincuencia.

“Denunciar no tiene sentido alguno, lo hemos hecho en otras oportunidades y no hay respuesta. Estamos resignados a la situación y aunque aplicamos medidas extras (sistema de cercado eléctrico y cámaras de seguridad) igual ingresan a robar. En diciembre hurtaron un aire acondicionado y dos baterías de carros”, recordó un sacerdote de un templo al norte de Maracaibo, quien pre rió resguardarse bajo el anonimato.

El miedo de actuar confesado por funcionarios policiales mantiene en jaque a todos los sacerdotes y templos que se resumen en otra víctima más.

Foto: Carlos Villasana.


Presidente de la CEV: Ataques violentos pretenden amedrentar a la Iglesia

9 febrero 2017

José R. Espina F. (Semanario La Grey Zuliana. 31 enero, 2017). El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Diego Padrón, denunció este lunes que los ataques perpetrados contra instituciones religiosas en diversas partes del país en los últimos días, parecieran no ser hechos aislados sino acciones “preparadas para amedrentar a la Iglesia Católica”.

Entrevistado por Jesús Chuo Torrealba, secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, en su programa radial matutino La Fuerza es la Unión, Padrón señaló que “estos eventos hay que mirarlos con precaución y cuidado porque tengo la impresión de que ya no son hechos aislados, como suele decirse en el argot policial”.

Este domingo Torrealba denunció en su cuenta en Twitter lo ocurrido ayer a eso de la una de la tarde en la iglesia San Pedro Claver ubicada en Monte Piedad, de la parroquia 23 de Enero, cuando fue cercada y tomada por colectivos en momentos en que se oficiaba una misa arzobispal arquidiocesana.

“Se presentaron unos colectivos, cerraron la iglesia y obligaron a los feligreses y al sacerdote a escuchar un discurso agresivo contra la Iglesia, contra la Conferencia Episcopal Venezolana. Empezaron a buscar entre los asistentes a líderes sociales – unos opositores, otros independientes – que estaban allí simplemente porque son vecinos de la zona. Los feligreses los protegieron y quien oficiaba la misa, monseñor Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de Caracas, hizo frente a la situación con coraje, dialogó con los sujetos y logró que esta situación absurda se resolviera sin mayores daños a los presentes”, contó Torrealba.

Dos horas antes se había presentado otra situación irregular en la parroquia Claret, de Maracaibo, durante la misa del padre Ovidio Duarte. “Cuando estaba hablando precisamente de la doctrina social de la iglesia, hicieron acto de presencia, extrañamente, oficiales de la Policía Nacional Bolivariana e intentaron desalojar a los feligreses, creando una situación ciertamente delicada”, agregó.

Estos hechos se suman a los ataques contra la residencia de monseñor José Antonio López Castillo, arzobispo de Barquisimeto, luego de sus palabras en la homilía del día de la Divina Pastora; y posteriormente el apedreamiento, el 20 de enero, contra la residencia de monseñor Adán Ramírez, dean del cabildo catedralicio de Caracas.

“Uno va sumando estas acciones y parece haber alguna línea y un elemento que los une. No son acontecimientos aislados sino que da la impresión, pareciera que se trata de eventos preparados para causar amedrentamiento a la Iglesia Católica, que ha tenido una posición muy clara frente al gobierno señalando las dificultades y problemas y la crisis que vive el país”, dijo Padrón.

“Tenemos que mirar esto con mucho cuidado y denunciarlo, porque si no se denuncia no llega la alerta al pueblo. Es necesario que nuestro pueblo católico, que el pueblo religioso esté atento a esta situación”, añadió Padrón, recordando, no obstante, que no es la primera vez en la historia que la Iglesia Católica es atacada.

Un alto a la locura

Al respecto, Torrealba recordó el caso de monseñor Oscar Arnulfo Romero, sacerdote salvadoreño y defensor de los derechos humanos, asesinado por grupos violentos el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba misa.

“Esta situación es sumamente grave no solamente para los católicos, religión que profesa la mayoría en el país, sino para todos los venezolanos de cualquier religión”, apuntó Torrealba.

“Es importante estar alertas ante esto que está ocurriendo”, añadió, recordando que la semana pasada fue el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, en homenaje a los millones de judíos que fueron asesinados por el régimen nazi.

“Fue una tragedia que marcó el siglo XX de la humanidad (…) El Holocausto no empezó con asesinatos, sino con palabras y leyes que justificaban la violencia, con jueces que permitieron esa desgracia y le dieron piso legal”, indicó.

“Cuando uno ve lo que está pasando en Venezuela, donde hay gente que muere por comer de la basura o iglesias atacadas, uno se da cuenta de que es importantísimo que todos los venezolanos hagamos un alto en esta carrera a la locura y hagamos lo necesario para volver poner a este país sobre los rieles del camino del progreso y sobre todo del respeto. Es muy grave lo que está ocurriendo. No nos acostumbremos a la barbarie como parte normal de la vida”, dijo.

“Después de la violencia verbal viene la violencia física, después la violencia institucional y después el desastre”, advirtió.

Foto: http://www.semanariolagreyzuliana.com